¿Te piensas especial?

el

Juzgar, catalogar, elegir la creencia de que eres un ser especial cuyas relaciones son, asimismo, especiales, indica que te asumes desde una posición de superioridad que inexorablemente conduce a la perdida de la paz. Pensarte especial desgasta, pues te vales de todo tipo de máscaras que aprisionan, aíslan y separan.

Quizá no te das cuenta, pero cubrirse el rostro valida el ataque y el daño, pasando por alto que quien asume su verdad amorosa no requiere defensa. Más aún, negarte la posibilidad de convivir en condiciones de igualdad aliena las posibilidades de tu vida.

Considera esto: Cuando no tienes vacíos que llenar, miras al mundo como es: mera proyección de la mente alienada, que por pensarse separada produce miedo, culpa y sufrimiento. Para quien desde el Amor se expresa, en cambio, no hay necesidad alguna de proyectar culpas ni de manipular para librar condena, toda vez que el Amor del Creador Supremo le significa la única Realidad.

Juntos somos el Hijo Unigénito. Lo que ello implica es que el regreso a la Realidad única y atemporal del Amor y la Paz inviolable requiere de renunciar al pensamiento de separación —causa eficiente que eterniza al instante para sostener la proyección de dualidades.

Cesa, pues, de pensarte como especial; abandona al miedo; rinde a la culpa; suelta al ego/pensamiento de separación; vuelve a tu centro; unifica pensamiento con sentimiento y conduce la voluntad amorosa del Padre en el mundo como en su Reino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s