Sácale la lengua al miedo.

Les comparto este cuadro que pinté, si no mal recuerdo, en 1998. En aquel entonces, me gustaba pintar para irme a otro mundo: buscaba una salida de este sueño que llamamos mundo, tan real para nuestros ojos, pero ilusorio a la vez. Ahora sé que al pintar buscaba algo más real para mi corazón. Muchas fueron las veces en las que quise nunca más regresar. ¿Te ha pasado? El mundo era muy agresivo para mi sensibilidad y era triste vivir en esto que llamamos ”realidad”.

Fue hasta que comencé a enfocarlo todo desde la perspectiva de “Un Curso  de Milagros”, cuando descubrí que la bondad o maldad del mundo resultan de lo que yo elija ver en él. A sabiendas de que “Solo el amor es Real“, entendí que la ira, el enojo, la enfermedad, la agresividad y mi melancolía de entonces no eran otra cosa que peticiones de amor para mí misma; renuncié a pensarme como atacada; comprendí que mi sensibilidad era un don y que debía ponerlo en servicio a otros.

¡Mi mundo dio un giro completo!

¿No crees que sería más fácil abrirnos a recibir la ayuda? ¿Por qué vamos por el mundo cubriéndonos con un caparazón, creyendo que así seremos felices? ¿No sería preferible mostrar cómo eres realmente, ya sin esa máscara de fortaleza falsa?

¿Cómo se hace eso?, preguntarás.

Puedes comenzar por escuchar a tu cuerpo; por atender a esa voz interna que sabe cuándo decir “no” —no visites ese lugar; no comas ese alimento; deja esa relación; pon límites amorosos; deja de querer controlar; de enojarte.

Al levantarte para iniciar cada día, visualízate envuelto en una burbuja de color violeta y recuerda mantenerla activada durante el día. Así favorecerás que el Amor te toque.

Poco a poco, aprenderás a distinguir cuáles sensaciones se originan en tu interpretación ególica de las cosas y cuáles no. Se trata de que al empatizar con otras personas, puedas valerte de esas sensaciones para ayudar —recuerda hacerlo únicamente cuando la ayuda te es solicitada de manera expresa, ya que de no ser así, tratarías de ayudar a quien no esta dispuesto.

Para que tu ego no meta ruido, ayuda siempre desde el corazón, sin interponer el pensamiento de separación. Asimismo, pídele a los angeles su intervención, que ellos susurrarán al oído cuanto debas decir o hacer. Confía en ellos y déjate guiar, que siempre están a tu lado.

Recuerda que, como los Ángeles, todos somos seres que al abrimos a ayudar a otros funcionamos como faros de luz para que el otro, a su vez, se abra a recibir desde el Amor. De esa manera, contribuirás a manifestar el cambio más hermoso: la conexión de alma a alma; de corazón a corazón.

En suma: Si bien es cierto que solemos bloquear nuestra sensibilidad por temor a ser heridos, lo cierto es que debemos tomar conciencia del don que representa y de nuestra responsabilidad, para aprender a ponerlo amorosamente en servicio a otros.

Ábrete al cambio y a las experiencias nuevas; contribuye al cambio de paradigma, que tras el miedo está tu ser verdadero. 😛 Sácale la lengua al miedo.😛😘😄 Atrévete a ser feliz.😇😘😛 Atrévete a abrir y a ayudar. ¡Comparte tu don!

Roxángel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s